Empresa privada busca hacer el alunizaje de una sonda

El éxito no solo marcaría un hito importante para el sector espacial privado, sino también el primer un aterrizaje estadounidense en la Luna desde el final del legendario programa Apolo en 1972
Compartir

CDMX

La empresa Intuitive Machines tratará de convertirse en la primera compañía privada en posarse en la Luna, en lo que será el primer alunizaje de una sonda estadunidense en más de 50 años.

La hora prevista del alunizaje se ha aplazado a las 17:24 de Houston, en el sur de Estados Unidos, donde se encuentra la sala de control de la compañía.

El miércoles por la noche se llevó a cabo una maniobra para corregir la altitud de la sonda con respecto a la superficie lunar, explicó Intuitive Machines.

El módulo de alunizaje Nova-C, que transporta experimentos científicos de la NASA, mide un poco más de cuatro metros de alto y espegó la semana pasada desde el estado de Florida y el miércoles entró en la órbita lunar.

El descenso, totalmente automatizado, comenzará aproximadamente una hora antes del aterrizaje. El acto se podrá seguir en directo a través de las páginas web de la empresa y de la NASA.

El aparato se guiará gracias a cámaras y láseres. A una altitud de 30 metros comenzará el descenso vertical final.

En ese momento, una pequeña máquina equipada con cámaras, desarrollada por la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle, saldrá del módulo de alunizaje para captar el gran momento desde el exterior.

Nova-C deberá reducir la velocidad de 1.800 metros por segundo a un metro por segundo cuando sus seis pies toquen el suelo.

El éxito no solo marcaría un hito importante para el sector espacial privado, sino también el primer aterrizaje de una sonda estadunidense en la Luna desde el final del legendario programa Apolo en 1972.

India y Japón lograron posarse recientemente en la Luna gracias a sus agencias espaciales nacionales, convirtiéndose en el cuarto y quinto país en conseguirlo, después de la Unión Soviética, Estados Unidos y China.

Pero varias empresas (israelíes, japonesas y estadounidenses) lo han intentado en vano.

Rusia también se quedó sin alunizar este verano.

Polo sur lunar
El lugar elegido por Intuitive Machines está situado a unos 300 kilómetros del polo sur de la Luna. El cráter que servirá de pista de alunizaje se llama Malapert A, en honor a un astrónomo del siglo XVII.

El polo sur lunar es de especial interés porque contiene agua en forma de hielo, que podría explotarse.

La NASA espera enviar astronautas a la Luna partir de 2026 con sus misiones Artemisa. Para prepararlas quiere estudiar la región más de cerca.

Para conseguirlo usa su nuevo programa CLPS de la NASA, que ha encargado a empresas privadas que lleven su material científico a la Luna, en lugar de desarrollar ella misma vehículos para hacerlo.

Intuitive Machines es una de estas empresas seleccionadas. Su contrato con la NASA para esta primera misión, denominada IM-1, asciende a 118 millones de dólares.

El objetivo es reducir los costos para la agencia pública, pero seguir desarrollando la economía espacial. Y eso a pesar de los riesgos.

Una primera misión, dirigida por la empresa estadounidense Astrobotic, fracasó el mes pasado.

Siete días activos
El módulo de aterrizaje lunar transporta seis cargamentos privados (incluidas unas esculturas del artista contemporáneo Jeff Koons que representan las fases de la Luna) y seis instrumentos científicos de la NASA.

Además, unas cámaras situadas bajo el módulo de aterrizaje lunar analizarán la cantidad de polvo arrojado durante el descenso, con el fin de compararlo con los alunizajes de Apolo.

Otro instrumento estudiará el plasma lunar (una capa de gas con carga eléctrica) y medirá las ondas de radio procedentes del Sol y de otros planetas.

El módulo de alunizaje, bautizado Odysseus, funcionará con paneles solares. Se espera que esté activo siete días desde el momento en que se posa. Después quedará inoperativo.